“EL MAESTRO DE CEREMONIA ES COMO UN DIRECTOR DE ORQUESTA”


Aseguró el suboficial mayor (R) Antonio Garavano, quien se desempeñó durante 24 años en el ámbito del ceremonial y protocolo en la Escuela de Aviación Militar y el Instituto Universitario Aeronáutico
Por Lic. Florencia Sosa


El 28 de mayo es el Día del Ceremonial, fecha que se instauró luego de emitirse el primer reglamento protocolar de nuestro país. Por esta razón, en Noticias en Vuelo compartimos la historia del suboficial mayor (R) Antonio Garavano, un referente de la Fuerza Aérea Argentina que se desempeñó en el ámbito del ceremonial y protocolo en la Escuela de Aviación Militar y en el Instituto Universitario Aeronáutico por más de 20 años.

EL HOMBRE DETRÁS DE LAS CEREMONIAS

El personal de los departamentos o divisiones de Relaciones Públicas se dedican a organizar de manera detallada, los eventos que se realizan en las diferentes unidades e institutos educativos así como también en las ceremonias que participan las autoridades de la Fuerza Aérea.

Si bien el suboficial mayor Garavano siempre quiso formar parte de estos equipos de trabajo, luego de estar destinado en la Subdirección de la Escuela de Aviación Militar, en 1992 tuvo la oportunidad de alcanzar su anhelo profesional. “En ese entonces estaba como subdirector el brigadier “VGM” Sanchotena. Cuando asumió la dirección de la Escuela le dije que quería ir con él y así fue que me designó como su secretario privado. Siempre le decía ‘señor, quiero estar en relaciones públicas’, hasta que finalmente me pasaron”.

Este hecho fue el puntapié inicial que potenció aún más su verdadera pasión siendo suboficial principal: “A partir de ahí me interesó mucho más el ceremonial y protocolo, empecé a hacer cursos, iba a todos los seminarios y congresos acá en Córdoba. En ese entonces había muchos y la ciudad de La Falda fue la capital nacional del protocolo. Traté de empaparme lo máximo que pude de los conocimientos de mis compañeros, empecé a comprar libros, a estudiar el tema y ya me dediqué específicamente”.

Al hacer referencia a la experiencia adquirida, Garavano afirmó que “yo aprendí todo del director de la Escuela de Aviación Militar, el brigadier Agustín Miguez. Las exigencias que él tenía sobre las actividades que se realizaban en cada evento en materia de ceremonial y protocolo nos obligaba a mejorar y a esforzarnos día a día para satisfacer esos objetivos”, explicó el suboficial y agregó: “Quiero destacar que al finalizar cada ceremonia nos agradecía públicamente el trabajo que habíamos hecho”.

Su capacitación continua y el arduo trabajo diario lo llevó a convertirse en encargado de Relaciones Públicas de la EAM y, específicamente, de Ceremonial y Protocolo, cargo que ocupó hasta 2002, cuando llegó el momento de pasar a retiro. Pero este hecho no significó el fin de su carrera.

“Estaba en mi casa, ya disfrutando del comienzo de los seis meses de retiro y me llaman por teléfono del Instituto Universitario Aeronáutico y me dicen ‘¿no querés venir a trabajar con nosotros?’”, confesó el especialista.

Días después, se reunió con el entonces subdirector del Instituto, quien le solicitó al suboficial que se encargara de Ceremonial y Protocolo del IUA. Luego de cumplir los meses de retiro, en agosto de 2002 reemprendió su carrera profesional con el mismo entusiasmo con el que había comenzado.

El IUA, a diferencia de la EAM, es un instituto híbrido, es decir que cuenta tanto con autoridades militar como civiles, por lo que debieron “buscar alternativas para darle la ubicación y el tratamiento que le correspondía”.

“Estaba a cargo de todas las colaciones de grado del Instituto y, en la Escuela, de los diferentes eventos como el egreso de los cadetes y las ceremonias de aniversario de las promociones”, explicó el suboficial y agregó: “Cada uno de los actos dependía de nosotros, trabajábamos con ganas y eso generaba mucha satisfacción; yo sentía que las relaciones públicas estában dentro mío, que necesitaba tener un contacto directo con las personas. Ahora que estoy en mi casa siento las ganas de seguir haciendo algo”.

EL VALOR DE TRABAJAR EN EQUIPO

Garavano manifestó que en su caso personal no sólo es importante trabajar de forma conjunta entre todos los miembros del departamento de Relaciones Públicas de la Unidad o Institución sino también con otras organizaciones como el municipio, la gobernación de Córdoba o el Poder Legislativo: “El hecho de estar en contacto con la gente de ceremonial de estos organismos me permitió hacerme amigos. Siempre nos dábamos una mano para que todo saliera como esperábamos”.
También confesó que siempre instaba a sus subalternos a seguir perfeccionándose para ayudarse entre sí: “Uno logra interiorizarse en el tema dialogando con otras personas, aprendiendo de sus experiencias y aplicando sus conocimientos ante cualquier circunstancia que surge durante una ceremonia”.

CONSEJOS PARA LAS NUEVAS GENERACIONES

Luego de 24 años de desempeñarse en el área de ceremonial y protocolo, el suboficial mayor recomienda que quienes estén interesados en seguir esta carrera se capaciten de forma continua: “Uno tiene que estar atento de forma pormenorizada hasta en el más mínimo detalle cuando uno está a cargo de la ceremonia. Seguí trabajando hasta que llegó un momento que mi salud no me lo permitió, me sigo interiorizando en protocolo, busco continuamente cosas que me mantengan actualizado, no quiero perder todo esto”.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS