CURSO DE ACTUALIZACIÓN EN TRASLADO AÉREO SANITARIO


A partir de tres casos de evacuación aeromédica recientes que se destacaron por su complejidad, el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial como organismo realizó una capacitación para evaluar y perfeccionar la asistencia sanitaria que realiza el personal de la Institución
Por Lic. Florencia Sosa / CP Natalia Gadea


El 21 de septiembre en el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial (INMAE) se realizó el cierre del curso de Actualización en Traslado Aéreo Sanitario para médicos y enfermeros de la Institución.

El objetivo de esta capacitación fue evaluar los procedimientos y aprender aún más teniendo en cuenta las tres evacuaciones que se destacaron por su complejidad en los últimos meses: el traslado de el primer teniente Carlos Savagna Wilhelem quien sufrió un accidente de paracaidismo en Perú; la evacuación de las víctimas del accidente automovilístico en San Rafael, Mendoza y la hazaña del rescate en la Base Orcadas.

Al respecto, la jefa de Sistema de Evacuación Aeromédica y subdirectora del Centro Asistencial Palomar, vicecomodoro María Fernanda Cassola, manifestó: “Las circunstancias actuales y los tipos de evacuaciones que nos tocó hacer en el último tiempo hizo necesario que empecemos a trabajar sobre experiencias reales. El año pasado tuvimos 13 evacuaciones provenientes de la Antártida, eso es algo que se viene haciendo, pero la característica y la naturaleza de estos últimos meses y cómo hubo que interactuar entre diferentes grupos de evacuadores, entre diferentes Fuerzas Armadas y con el medio civil hizo que se hiciese necesario que tengamos este tipo de actualizaciones y aprender de nuestra propia experiencia”.

Asimismo, el jefe de Departamento Docencia del INMAE, mayor Diego Onyszczyk, agregó: “Esta actualización la implementamos este año con la finalidad de ver nuestras debilidades y fortalezas en el traslado aéreo sanitario para optimizar nuestro trabajo. En el contexto de esta capacitación aprovechamos que venía el servicio médico de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) para ofrecer clases magistrales con el objetivo de ampliar el abanico de cosas que uno puede llegar a aprender e intercambiar conocimientos”.

“La idea era ver lo que hace la USAF y que ellos vean lo que nosotros hacemos en materia de traslado de heridos, cómo se actúa ante diversos contextos. También les pedimos que realicen una exposición sobre la situación del consumo de sustancias psicoactivas para ver cómo ellos lo manejan para observar cómo podemos mejorar lo que estamos haciendo y también dieron una charla sobre cómo se implementan las medidas de contención ante una guerra química, bacteriológica, biológica y nuclear”, manifestó el mayor.

En este curso en particular también se hizo hincapié en el valor del trabajo en equipo: “Las tripulaciones están conformadas por el piloto, los mecánicos del avión, el personal médico, el personal de enfermeros, entre otros, entonces lo que tratamos es de mejorar la comunicación para que todo salga bien”.

El oficial también comentó que a lo largo de las jornadas se tomó conciencia sobre el trabajo que realizan los psicólogos cuando se despliegan evacuaciones específicas “como fue el caso del accidente de San Rafael que tuvimos que trasladar a los chicos heridos con sus padres como así también a los familiares de quienes perdieron su vida”.

“La idea es dejar implementado las actualizaciones permanentes; vamos a seguir evaluando cuáles son las temáticas que revisten mayor interés en todo lo que hace a evacuación aeromédica para seguir perfeccionando el trabajo que se realiza en el traslado aéreo sanitario”, confesó el mayor.

Por su parte, la vicecomodoro Cassola, explicó que esta capacitación se trató de una evolución: “Nosotros impartimos el Curso Básico de Medicina Aeronáutica que es común a todos los médicos militares y se dio Evacuación Aeromédica a los enfermeros, pero en los últimos 5 años por una cuestión de distribución de los médicos aeroevacuadores y los médicos del grupo aéreo del país, notamos que había mucha capacitación en Buenos Aires y menos en el interior, por lo que empezamos a hacer estas jornadas de actualización junto con una reglamentación que unifica criterios a nivel nacional”.

“Hace 5 años se hizo en Comodoro Rivadavia, volvimos a reunirnos en Villa Reynolds y así vamos a ir migrando por el resto del país”, afirmó la oficial.

El último día de capacitación se centró en traslado pediátrico, la configuración del Hercules para realizar evacuaciones, la visión del enfermero en este tipo de misiones y el perfeccionamiento del manejo del respirador arriba de un avión.

LOS CASOS DE ESTUDIO
EVACUACIÓN AEROMÉDICA DE PERÚ

El director del INMAE, comodoro Horacio Hünicken comentó que uno de los casos de estudio de la actualización fue la evacuación aeromédica que se realizó el 13 de diciembre de 2016 a bordo del avión presidencial, Lear 60 T10, en el que se rescató al primer teniente Carlos Savagna Wilhelem quien había tenido un accidente de paracaídas durante un curso en la Fuerza Aérea Peruana.

“El oficial sufrió un politraumatismo muy grave e inmediatamente fue rescatado por un helicóptero de la Fuerza Aérea Peruana donde lo estabilizaron para poder llevarlo al hospital de la ciudad cercana a donde se encontraba”, comenzó el comodoro y agregó “A los 10 días de estar en el hospital fue trasladado por evacuación aeromédica al hospital de Lima por la Fuerza Aérea Peruana pero su situación era bastante delicada”.

“Decidimos hacer el movimiento desde Lima a Buenos Aires utilizando el Tango 10 para evitar hacer escala con todo el equipamiento que se adaptó. Es destacable la labor realizada por los mecánicos de la aeronave y el personal de El Palomar para realizar la evacuación”, afirmó el director del INMAE.

El 13 de diciembre el equipo evacuador despegó rumbo a Lima y evaluó todas las posibilidades que había para trasladarlo: “El equipo estaba integrado por la enfermera suboficial Novas, por el primer teniente médico Roberto Martínez y por mí, que estaba a cargo de la evacuación”.

El paciente fue trasladado rápidamente: “La tripulación realizó un briefing antes de salir de Lima y en 2 horas 45 minutos estuvimos en Aeroparque para que el primer teniente pudiera terminar con el tratamiento”.

“Es de destacar la tarea realizada por la Fuerza Aérea Peruana, por los médicos del hospital y por todos aquellos que participaron en las dos evacuaciones que se realizaron en el territorio peruano con su profesionalismo y su labor. Actuaron como verdaderos hermanos”, concluyó el director del INMAE.

TRASLADO DE HERIDOS DEL ACCIDENTE DE MENDOZA

El comodoro Hünicken explicó que cuando se realizó la evacuación aeromédica se comunicaron con él para realizar la coordinación correspondiente: “Me puse en contacto con el director del Hospital de San Rafael quien me pasó el estado de los pacientes y se planificó la evacuación integrada no solamente por médicos y enfermeros sino por psicólogos y psiquiatras militares teniendo en cuenta que eran niños y por el hecho tan grave que había ocurrido”.

Al respecto, la vicecomodoro Cassola agregó que el equipo evacuador siempre está integrado por médicos y enfermeros pero en algunos casos teniendo en cuenta el tipo de lesión o catástrofe se requiere la asistencia de un especialista en particular que complemente el equipo.

“La evacuación de Mendoza fue la primera evacuación en masa de acompañantes con pacientes, es decir, padres que en algunos casos estaban lastimados por el accidente, que habían perdido a sus hijos o que acompañaban a los chicos que estaban heridos. Teníamos que traerlos junto a los pacientes, por eso se hizo necesaria la presencia de psiquiatras y psicólogos”, explicó la jefa de Sistema de Evacuación Aeromédica.

LA HAZAÑA DE ORCADAS

Entre los cursantes también se encontraba presente el personal sanitario que participó de la evacuación en la Base Orcadas. Por esta razón, realizaron una presentación de cómo se efectuó el rescate del suboficial segundo Héctor Bulacio de la Armada Argentina quien había sufrido un accidente.

La planificación de la evacuación estuvo a cargo del Comando de Operaciones Navales de la Armada y del Comando de Alistamiento y Adiestramiento de la Fuerza Aérea Argentina, organismo que puso a disposición el Escuadrón de Evacuación Aeromédica ubicado en la Base Aérea Militar Río Gallegos junto a personal y medios de la Dirección de Asuntos Antárticos, la Base Marambio y el Hospital Aeronáutico Central.

Entre los medios aéreos desplegados se destacó la participación de un C-130 Hercules de la I Brigada Aérea y el sistema de armas Twin Otter DHC-6 de la IX Brigada Aérea de Comodro Rivadavia.

Luego de enfrentarse a condiciones climáticas adversas en la Antártida y después de varios intentos, el sábado 29 de julio el Twin Otter partió desde la Base Marambio hacia Orcadas con viento calmo, cielo despejado y visibilidad limitada por el horizonte. Una vez allí el jefe de Sección Medicina e integrante del Escuadrón Evacuación Aeromédica, primer teniente médico César Zapata, preparó al paciente para su traslado.

El regreso a la Base Marambio fue más extenso y dificultoso dado el viento contrario. Al llegar a la Unidad, el paciente fue trasladado a un Hercules procedente de Río Gallegos configurado para vuelo sanitario con equipo médico auxiliar compuesto por la capitán Aldana Amengual del Centro Asistencia Palomar y la cabo primero Silvia Ortíz de la Unidad Coronaria del Hospital Aeronáutico Central de Buenos Aires. En total, el equipo de evacuación estuvo integrado por dos médicos y dos enfermeros.

Al despegar de la Unidad, el Hercules recorrió 1230km hasta llegar al Aeropuerto de Ushuaia, Tierra del Fuego donde aguardaba una ambulancia para acelerar el traslado del paciente hacia el Hospital regional de Ushuaia. De este movimiento participaron 10 personas.

Una vez en el Hospital, el paciente fue intervenido quirúrgicamente con resultado positivo y situación estable.

Los profesionales que estuvieron involucrados en cada uno de estos casos recibieron su capacitación en evacuación aeromédica en el INMAE, instituto rector en la materia de la Fuerza Aérea Argentina con 72 años de historia siendo el primer organismo de medicina aeroespacial en Latinoamérica.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS