LA MARATONISTA DEL CAR


Así apodaron sus compañeros a la personal civil Silvina Novak quien alterna cotidianamente sus tres pasiones: su profesión, su familia y el running
Por Lic. Cecilia Vergara / Fotos: cortesía Silvina Novak


“Un corredor debe correr con sueños en su corazón”, afirmó el atleta checo Emil Zátopek, especialista en pruebas de fondo y nunca estuvo mejor dicho. Silvina Novak es personal civil de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) hace 25 años y su historia de vida es de las que inspiran.

Hija de una de las primeras mujeres que trabajó en el Hospital Aeronáutico Central durante 35 años, lleva la FAA en la sangre, y eso la inspiró a incorporarse dese muy joven al mismo destino que su madre. Se recibió de la Universidad Nacional de Lomas como psicopedagoga y, actualmente se desarrolla en el servicio de Psicopedagogía del Centro Asistencial Retiro (CAR).

En diálogo exclusivo con Noticias en Vuelo habló sobre su especialidad: “El trabajo de la Psicopedagogía es asistencial. He atendido cientos de familias aeronáuticas y por un tiempo también hice las primeras entrevistas antes de comenzar un tratamiento, o sea, que atendí miles de pacientes adultos y niños”.

Siempre con ganas de más, también se dedicó al área de investigación profesional. “La Asociación Argentina de Psiquiatría me otorgó el Premio al Mejor Trabajo en Neurociencias en el año 2000. Lo hice con un neurólogo y una psicopedagoga y se trató sobre el impacto de los medios masivos de comunicación en el sistema nervioso de los niños”.

Además de su rol profesional, es madre de tres hijos adolescentes y, también, dedica sus días a su familia. “Mi función como mamá es educar con el ejemplo. Todos sabemos la importancia de la práctica de deporte para la salud y para mantener el peso adecuado, trasmitir disciplina, el esfuerzo que implica y superar la frustración hasta alcanzar el objetivo”.

Es así que cuando su hija estaba por cumplir 15 años, comenzó a prepararse para la fiesta y a ejercitarse en el gimnasio. “Empecé corriendo en la cinta y cuando me vieron los profesores me dijeron que tenía dotes para ser runner y así empecé. Busqué por Internet grupos de running por mi zona y me uní a uno del Rosedal (...) Mi entrenador me va dando las pautas del entrenamiento que, por lo general, es de 3 veces por semana y cuando encaro un proyecto como una maratón, es de 4 ó 5 veces; también hacemos actividades grupales y otras individuales”, afirma orgullosa.

Inspirada en su nueva pasión, participó en muchas carreras de 3k, 5k, 10k y de 21k, y en el 2016, comenzó un nuevo sueño: correr una maratón internacional. “Le pregunté a mi entrenador si podía hacerlo con mi edad, y me dijo que sí, que con entrenamiento todo se puede. Entonces hice todo muy disciplinadamente y con el chequeo médico que te solicitan: el cardiológico y no tener ninguna lesión muscular ni en las articulaciones”.

Eligió the Bank of America Chicago Marathon porque, en sus palabras, “quería conocer la ciudad corriendo”. Esta competición es una de las Grandes del Maratón Mundial (World Marathon Majors-WMM) que son las mayores maratones anuales del mundo, compuesta por las maratones de Nueva York, la de Boston, de Chicago, de Berlín, de Londres y la de Tokio.

“La selección de los maratonistas es por sorteo. Si bien participan 70 mil personas de todo el mundo, ser elegido es una gran ventaja porque sino tenés que inscribirte y esperar a que haya vacante otro año. Yo salí sorteada la primera vez que me inscribí y pensé ‘es mi destino ir’ lo que me motivó a entrenar más”, explicó Silvina. Y continuó: “Con un año de anticipación me comencé a preparar. El profesor me armó una preparación intensiva de tres meses en el cual los fines de semana tuve un progresivo desde 12 hasta 36 km, es decir, que me iba aumentando 2 kilómetros al entrenamiento. Cuando finalicé, comencé una cuenta descendiente. Y 15 días antes de participar el profesor me dijo que ya estaba lista para viajar”.

Fue así que, la primera semana de octubre de 2017, viajó sola a la ciudad de Chicago, Estados Unidos, gracias a que sus jefes la autorizaron. Llegó 5 días antes de la maratón y durante su estadía fue su cumpleaños.

Acompañada por algunos compañeros de grupo que también fueron seleccionados, corrió la carrera más larga en su historia como runner. “Fui con la camiseta argentina y fue maravilloso que durante el recorrido muchos americanos me gritaban: ‘¡Vamos Argentina!’ y eso me daba ánimo para seguir”, recuerda.

Con un tiempo de 5 y media horas y con todo el esfuerzo que le demandó, pudo culminar los 42 kilómetros muy entusiasmada y orgullosa.

“En estas carreras si clasificas antes de las 6 horas de comenzada la carrera, cuando finalizas el recorrido, recibís el título de maratonista; y cuando terminas las 6 maratones te dan una medalla especial”, explicó enfática.

Buenos Aires es la ciudad que tiene mayor cantidad de runners de Sudamérica pero maratonistas son sólo el 1% de la población mundial. “Por esto, haberlo hecho a los 50 años fue un gran logro para mí y quiero transmitirles a todas las mujeres que se puede: se puede tener una familia, un trabajo y hacer un deporte”.

Sobre los beneficios de correr, para Novak, hay dos aspectos: el físico y el psicológico. Al respecto del primero manifestó que “es buenísimo para mantener el peso y para trabajar todos los grupos musculares. Se puede empezar a cualquier edad, respetando los tres pilares que siempre nos dice el profesor: continuo, progresivo y respetando los regenerativos, es decir, respetando los tiempos después de una carrera para volver a correr porque es mucho el esfuerzo corporal. Pero la gran ventaja que tiene el running es que podes comer de todo y mejoras el cuerpo”.

Y con respecto al segundo explicó que “da sensación de libertad, producís muchas endorfinas que es lo que genera alegría, mejoras la autoestima porque vas viendo que podes cada vez más y cada maratón es un temple a la personalidad”.

Para obtener todos estos beneficios, su recomendación deportiva es que “hay que planificar con más de dos años de anticipación, tener una visión positiva a futuro, administrar la distancia porque no se trata de correr de cualquier forma, a veces corremos de forma explosiva y precisamente se debe regular la velocidad y atemperar la emoción”.

Finalizando la charla, la maratonista del CAR – como la apodaron sus compañeros- dedicó un momento a los agradecimientos: “A mis superiores, colegas, amigos y compañeros de la Fuerza Aérea quiero darles las gracias por el apoyo, el entusiasmo que trasmiten en sus comentarios y ahora por brindarme el espacio de compartir mi experiencia”.

Por último y aprovechando el marco del Día Internacional de la Mujer, Silvina dejó un mensaje reflexivo para todas ellas: “Confiemos en nosotras mismas. Nos tenemos que proponer sueños, luchar por ellos y lograrlos (...) Hay que saber priorizarse, darse tiempo para hacer lo que a cada una le gusta, sin descuidar responsabilidades y el compromiso familiar diario, para mostrarles a nuestros hijos que si todos colaboramos, funcionamos como equipo y que solo así alcanzamos grandes metas”.

Orgullosa de todo lo logrado hasta ahora, aspira a completar en el 2018 la media maratón de Punta del Este y entre el 2019 y 2020 las maratones de Nueva York y Marines en Washington representando a las mujeres de la Fuerza Aérea Argentina. “Mi sueño más alto es completar las seis grandes maratones mundiales”.

Con esta experiencia de vida, la maratonista del CAR demuestra ser una de las alas que inspiran.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS