UN HOMENAJE ESPECIAL


La Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea Argentina recordó al suboficial mayor (PM) “VGM” Julio Lastra, el suboficial más antiguo caído durante el Conflicto
--


La Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea (ESFA) rindió un sentido homenaje al suboficial mayor (PM) “VGM” Julio Lastra, tripulante del Hercules C-130 matrícula TC-63, quien falleció junto a su tripulación durante la Guerra de Malvinas.

El acto, contó con la presencia del director general de Educación, brigadier Mario Colaizzo; el ex jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, brigadier general “VGM” (R) Walter Barbero; el intendente de la comuna La Puerta, Fernando Brasca; el presidente de la Asociación de Tripulantes de Transporte Aéreo, brigadier mayor “VGM” (R) Horacio Orefice; el jefe de la Guarnición Aérea Córdoba y director de la Escuela de Aviación Militar, brigadier José María Actis; el director del Centro Regional Universitario Córdoba-IUA, comodoro mayor José Soria; el director de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea, comodoro Julio Lucero; jefes de Unidades y Organismos de la Guarnición Aérea Córdoba; personal militar superior, veteranos de Guerra y familiares del suboficial reconocido; el suboficial del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea; el suboficial mayor “VGM” Celso González; suboficiales de unidad de la Guarnición Aérea Córdoba; integrantes de la Promoción XVIII; personal militar subalterno, personal civil y docente civil, tropa voluntaria, aspirantes, miembros de la Asociación de Tripulantes de Transporte Aéreo de la I Brigada Aérea y público en general.

Luego de entonar las estrofas del Himno, el comodoro Dante Leone pronunció palabras alusivas: “Ya había transcurrido un mes de ese 1° de mayo de 1982 en el que nuestra Fuerza Aérea Argentina hacía su Bautismo de Fuego en el Conflicto del Atlántico Sur, escribiendo con héroes las páginas de la historia nacional. Y aquel día, 1° de junio, continuando con las operaciones aéreas de exploración y reconocimiento a baja altura, es derribado el avión Hércules C-130 Matrícula TC 63, indicativo “TIZA”, ofrendando sus vidas toda su tripulación, entre ellos, el entonces suboficial principal Julio Lastra, quien se convertiría en el suboficial más antiguo caído durante el conflicto”.

“Estos bravos combatientes descansan junto a Dios pero continúan custodiando nuestra Soberanía Nacional, desde un lugar sólo reservado a nuestros héroes, como aquellos libertadores de la Patria. Valga nuestro profundo respeto a esos hombres que siendo aún jóvenes y abrazando su vocación militar, juraron, siendo alumnos de nuestros institutos, defender el pabellón nacional hasta perder la vida si la Nación lo exigiera. Y vaya que se mantuvieron fieles a ese compromiso”, afirmó el titular de la ESFA.

También, destacó el importante compromiso asumido por los institutos de formación militar en los que se forja el verdadero espíritu de los hombres de armas, adquiriendo conductas orientadas al valor, trabajo en equipo y disciplina, pilares fundamentales para alcanzar el “profesionalismo y la excelencia necesarios para continuar a través de las generaciones aquel prestigio ganado en combate”.

Para finalizar, reflexionó sobre la importancia de que Malvinas sea siempre la irrenunciable causa nacional a través de la cual se mantenga “encendido el reclamo de integración territorial para que la entrega de estos héroes de la Patria no haya sido en vano”.

Continuando este homenaje, un tripulante de Transporte Aéreo, el vicecomodoro Daniel Rodríguez, realizó la lectura de las efemérides de la misión del TC-63. Mientras recordaba cada una de las hazañas realizadas por los tripulantes de esta aeronave, compañeros y conocidos del suboficial Lastra no pudieron contener las lágrimas. Estas memorias, tuvieron su mayor reconocimiento cuando la Banda Militar de Música del Instituto “Suboficial Mayor Juan Vulcano” ejecutó el minuto de silencio.

Seguidamente, el presbítero Luis Scrinzi realizó una invocación religiosa pidiendo por la protección y consuelo de Nuestra Señora de Loreto para orar por el eterno descanso de las almas de los hombres que ofrendaron su vida por la Patria y por aquellos combatientes que regresaron del Conflicto y que son un ejemplo de vida y valentía para todos los que forman parte de la Fuerza Aérea Argentina. Luego, realizó la bendición del sable de suboficial mayor que sería entregado por el director general de Educación y el presidente de la Asociación de Tripulantes de Transporte Aéreo, brigadier mayor “VGM” (R) Horacio Orefice, a la familia del suboficial mayor (PM) Lastra.
Este reconocimiento, que se otorgó por primera vez, fue coronado con la diana de gloria y el tradicional desfile de los efectivos.

El homenaje concluyó con el personal formado frente al palco donde se encontraban los familiares y amigos del suboficial mayor, cantando la marcha Malvinas y con un fuerte y solemne “¡Viva la Patria!”.

Fuente: Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea

Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS