DERRIBANDO FRONTERAS


A bordo del buque hospital USNS Comfort de la Armada de Estados Unidos, la capitán Gisela Pereira participó de la misión de ayuda humanitaria que el país del Norte brinda en la región
Por 1er. Ten. Laura Pereyra. Fotos: Gentileza Cap. Gisela Pereira


En noviembre de 2019, y durante un mes consecutivo, la médica especializada en Medicina Interna, Cuidados Críticos y Aeroevacuación, capitán Gisela Pereira, se sumó a la misión de ayuda humanitaria que el Comando Sur de los Estados Unidos desarrolla en América Central, Sudamérica y el Caribe como parte del programa Enduring Promise (Promesa duradera).

Dicha misión, que tiene una duración de cinco meses, consta de paradas sanitarias en los distintos países que integran dicha región: Jamaica y República Dominicana fueron los lugares visitados por la capitán, actualmente destinada en el Hospital Aeronáutico Central donde está a cargo de los Departamentos de Emergencias y Docencia e Investigación.

Como ella cuenta, su rol de combate implicó una función dual ya que se desenvolvía no sólo en el buque sino también en tierra. “En tierra se ofrece atención primaria de la salud y algunas cirugías menores a la población que no está en condiciones de subir al buque. Para eso se arma una especie de consultorios móviles, incluso en lugares no sanitarios como escuelas, canchas de fútbol, de cricket, de tenis, etc.”.

Por su parte en el buque, que está equipado con mil camas de internación, tres salas de terapia intensiva y 12 quirófanos que funcionan las 24 horas, se ofrecen servicios como cirugías ambulatorias generales y oftalmológicas así como atención en dermatología, medicina preventiva, optometría, urológica, pediatría, salud de la mujer y salud pública.
Además, la embarcación cuenta con un laboratorio de última generación preparado para operar con biología molecular, un banco de sangre, una farmacia hospitalaria y un helipuerto para hacer traslados aéreos de urgencia.

“Mi trabajo como médico consistió en controlar a los pacientes en el pre quirúrgico y post quirúrgico inmediato. Básicamente, trabajaba en la sala de preparación anestésica y en terapia intensiva (...) Las jornadas iniciaban muy temprano. Desayunábamos a las cuatro de la mañana, almorzábamos a las once y cenábamos a las cuatro de la tarde. Eran jornadas intensas pero sumamente productivas” , recuerda Pereira.

Al hacer un balance de su paso por esta misión, que repercute sin dudas no sólo en lo profesional sino también en lo personal, la capitán asegura que “este tipo de actividades resultan extremadamente enriquecedoras y proyectan a la sanidad militar argentina, geopolíticamente hablando, en escenarios que uno no tendría la capacidad de ver o imaginar”.

Y agrega: “En las distintas misiones en las que participé comprobé que nuestro personal sanitario está muy bien preparado. Aunque nos faltan recursos materiales, disponemos de recursos humanos muy bien formados lo que permite que trabajemos de manera muy pareja a pesar de que ellos tienen otra idiosincrasia, otra cultura”.

Oriunda de la ciudad de Santa Fe, Gisela ingresó a la Fuerza Aérea el 7 de mayo de 2012 y se sumó al Curso de Formación Militar en el Sistema de las Residencias Médicas (CUFORMIL) tras egresar de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario.

Destinada desde su ingreso en el Hospital Aeronáutico Central (HAC), tras finalizar en 2017 la jefatura de Residencia en Medicina Interna, cumplió servicios en el Hospital Reubicable de Haití como jefa del Departamento de Aeroevacuación, estando a cargo de los helicópteros Bell 212 y del avión Beechcraft de Naciones Unidas, ambos preparados para evacuación aeromédica.

Como tareas destacadas, en noviembre de 2018 fue designada para cumplir funciones en el puesto médico de avanzada durante el G-20 que se llevó a cabo en nuestro país.

Entre marzo y abril de 2019 participó del Ejercicio “Cooperación VI” de Ayuda Humanitaria desarrollado en la IV Brigada Aérea de Mendoza, en conjunto con los países que integran el Sistema de Cooperación de las Fuerzas Aéreas Americanas (SICOFAA).

En el mes de agosto intervino en el traslado aéreo sanitario -desde la Antártida a Comodoro Rivadavia- de los pacientes que a bordo del Twin Otter DH6 debieron aterrizar de emergencia en cercanías de la Base Marambio mientras realizaban ejercicios de rutina, lo que implicó que se sumara más tarde a la misión planificada por Estados Unidos.

“Me encanta estar activa, hacer cursos, ser parte de intercambios con otras fuerzas, estar siempre abierta a nuevas posibilidades y crear lazos para justamente proyectarnos a nivel internacional. En este momento, mi competencia en inglés es 100%, tengo un 70% de alemán y para este año planeo alcanzar al menos un 50% de ruso como para ir abriendo otros caminos (…) Soy lo que soy gracias a la quiralidad de mi naturaleza, potenciada por la Fuerza Aérea Argentina que siempre me apoyó en mis proyectos” , finaliza la capitán.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS