ENTREGA DE BOINAS, PAÑUELOS Y ESCUDOS


Personal que integra la Dirección de Seguridad y Defensa Terrestre recibió los elementos distintivos que diferencian a la especialidad
--


En las instalaciones de la Dirección de Seguridad y Defensa Terrestre, ubicada en el Edificio Cóndor, el comodoro mayor Fabián Luján, presidió la ceremonia de entrega de pañuelos, boinas y escudos al personal militar que integra dicho organismo, luego de ser bendecidos por el capellán mayor, padre César Tauro.

La idea se desprende de la directiva emitida por el subjefe de nuestra Institución de “Implementación del Sistema Integral de Seguridad y Defensa Terrestre de la Fuerza Aérea Argentina”, y tiene como objetivo “diferenciar al personal que se va desempeñar en funciones de Seguridad y Defensa en las distintas Unidades, despliegues operativos y misiones de paz” , explica el comodoro mayor y agrega: “Debido a las funciones de control que realizarán, con dependencia directa de la Dirección a mi cargo, el personal será fácilmente identificado por el resto del personal militar”.

Recuperando una capacidad

La Dirección de Seguridad y Defensa fue creada por una resolución del jefe del Estado Mayor General en el año 2013. Recién en 2016 tuvo su primer director y comenzó a emitir normativas hasta que en noviembre del año pasado se inició la incorporación de personal de la especialidad para que realice la seguridad de las Unidades.

“La masa crítica eran los soldados voluntarios por eso se habilitó el cupo para 700 vacantes que van a estar distribuidos en todo el país. Obviamente es un proceso gradual, en principio se incorporaron 150 soldados dentro de la Guarnición Aérea Buenos Aires, pero la idea es que se cubran todas las unidades”, comenta el comodoro mayor Luján.

El oficial explica que para avanzar en dicho proyecto son claves dos áreas fundamentales: el equipo de instructores y la logística. “A medida que se vayan completando ambas partes se van a ir incorporando las demás unidades al sistema integral de seguridad y defensa”.

A esa cuestión se suma el contexto de pandemia que dificulta considerablemente el proceso. “Por el momento la primera tanda que soldados que se incorporó está recibiendo instrucción en estaciones de trabajo en las que son capacitados en diferentes temáticas. Se armaron 5 estaciones de 30 soldados cada una en las que además realizan el curso convencional de soldados voluntarios, durante seis semanas de formación continua”, cuenta el comodoro mayor.

Se estima que los soldados de esta primera tanda egresarían a fines del mes de julio y para aplicar los conocimientos teórico-prácticos obtenidos y poner en marcha el sistema, participarán de un ejercicio de integración con personal militar de la especialidad, lo que a además permitirá corregir las cuestiones que surjan.

“Esta incorporación va a implicar una renovación del personal en toda la Fuerza Aérea al vez que permite recuperar y reconocer una capacidad que se había perdido. El regreso de la especialidad a sus funciones va a permitir que las otras especialidades se reacomoden (…). Estamos reiniciando el camino y poniendo en ruedo a toda la gente que se viene capacitando”, finalizó.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS