SEGUNDO EGRESO DE SEGURIDAD Y DEFENSA


La tropa voluntaria perteneciente a los Cursos “Bravo” y “Charlie” recibió la boina, pañuelo y escudo correspondientes a la especialidad
Por Lic. Florencia Sosa / Fotos: C Zelma Nachef


El 13 de agosto en la I Brigada Aérea de El Palomar se llevó la ceremonia de egreso de los Cursos “Bravo” y “Charlie” de los soldados voluntarios con la especialidad de Seguridad y Defensa.

El acto fue presidido por el director de Seguridad y Defensa Terrestre, comodoro mayor Fabián Luján, acompañado por el titular de la Guarnición Aérea El Palomar, comodoro Ángel Rojas y personal militar de la Dirección a su cargo.

Para dar comienzo al evento la Banda Militar de Música de la Secretaría General “Alas Argentinas” interpretó los acordes del Himno Nacional Argentino.

Posteriormente, el capellán de la Guarnición, presbítero Daniel Domínguez, realizó una invocación religiosa y bendijo las boinas y pañuelos: “Señor, estos jóvenes soldados de la especialidad de Seguridad y Defensa están egresando de un importante proceso de formación y son recibidos en la gloriosa Fuerza Aérea Argentina, comenzarán a transitar una nueva etapa de sus vidas con distintas experiencias donde tú los acompañarás siempre. Desde ya señor, los ponemos en tus manos, acompáñalos en todos los momentos de sus vidas, a ellos y a sus seres queridos (…). No se caigan, no renuncien, no se rindan, porque Dios está caminando con ustedes”, manifestó el presbítero.

Luego, el jefe de Compañía, capitán Joaquín del Pozo, pronunció palabras alusivas: “La Dirección de Seguridad y Defensa Terrestre tiene como misión la planificación, ejecución, coordinación y supervisión de Seguridad y Defensa Terrestre en la jurisdicción militar de la Fuerza Aérea Argentina a fin de contribuir al sostenimiento de la Institución”.

“La Compañía de Seguridad y Defensa Terrestre de la Guarnición Aérea Palomar, recientemente creada en la Cuna de la Aviación Argentina para ser efectiva en la implementación del Sistema de Seguridad Integral de Defensa Terrestre, es responsable de trazar el camino y será un ejemplo a seguir a la hora de expandir su alcance en forma progresiva a otras unidades de la Fuerza Aérea”, manifestó el oficial y agregó: “Es por ello que la Institución requiere de ustedes el máximo profesionalismo en la aplicación de directivas vigentes y en todo lo transmitido por sus instructores”.

Posteriormente, llegó el momento más esperado: la entrega de boinas y pañuelos a la tropa voluntaria por parte de los instructores.

Acto seguido, el comodoro mayor Fabián Luján pronunció la fórmula de rigor para la colocación de boinas, pañuelos y escudos: “Llegó el día, están recibiendo dos prendas para completar el uniforme de Seguridad y Defensa, el pañuelo, que es algo característico de la Fuerza Aérea Argentina; la boina y la distinción que tienen ustedes con respecto al resto del personal de tropa”.

Al finalizar la ceremonia la soldado voluntario Jael Micheloud manifestó que “fue un orgullo recibir la boina y el pañuelo, después de varios meses de instrucción. Esto significa mucho sacrificio y mucho esfuerzo”.

Por su parte, el soldado voluntario Agustín Frías explicó que “nosotros vamos a ejercer un rol específico vinculado con la seguridad y la defensa de las Unidades, no somos ni más ni menos que los otros soldados, tenemos una especialidad. El proyecto de Seguridad y Defensa se aprobó el año pasado y se va a ir desarrollando por cada brigada hasta completar la totalidad de la Fuerza con soldados y cabos egresados de la especialidad. La primera experiencia fue la I Brigada Aérea de El Palomar y progresivamente se va a aplicar el sistema en otras Unidades”.

Asimismo, el soldado voluntario Nahuel Mazana confesó que conoció la Institución gracias a su tío: “Él pertenecía al Ejército pero me inculcó los valores de defender la Patria (…) Estoy muy orgulloso del esfuerzo que hice, sobre todo por haber logrado lo que le prometí a mi tío, que lamentablemente este año falleció, es algo que me emociona porque me siento honrado de poder estar acá, me hubiese encantado que me vea con uniforme, pero sé que seguramente estaría orgulloso de mí”.

Por último, la soldado Camila Díaz concluyó: “Estoy orgullosa de pertenecer a la Fuerza y de poder egresar después de tanto esfuerzo, estoy feliz”.


Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS