RESTAURACIÓN DEL SISTEMA DE ARMAS MIRAGE M5 DAGGER


En el Museo Nacional de Aeronáutica se vivió una jornada emotiva junto a veteranos de Guerra que recordaron sus hazañas en Malvinas
Por: 1er teniente Correa Ignacio / Fotos: C Marrone Daniel


El 28 de julio se llevó a cabo en el Museo Nacional de Aeronáutica la ceremonia sobre la puesta en valor de la aeronave Mirage M5 Dagger, que participó en el Conflicto del Atlántico Sur en 1982.

El acto fue presidido por el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Xavier Julián Isaac, acompañado por el ex titular de la Institución, brigadier general (R) "VGM" Mario Miguel Callejo; el secretario general, comodoro mayor Jorge Vilas; el jefe de la Base Aérea Militar Morón, comodoro Gustavo Enríquez; el director del Museo Nacional de Aeronáutica, comodoro (R) Carlos Maroni; el brigadier (R) "VGM" Roberto Rubén Dimeglio, el presidente y representantes de la Asociación de Plastimodelismo del Oeste e invitados especiales.

El acto inició con las palabras de director del Museo, quien enfatizó sobre el proceso que se llevó a cabo para mantener y restaurar una de las aeronaves que partieron el 1° de mayo hacia las Islas Malvinas y volvieron con sus pilotos sanos y salvos.

Posteriormente, tomó la palabra el brigadier (R) "VGM" Roberto Dimeglio, quien tuvo el honor de pilotear el Dagger C-432 y cuyas palabras rememoraron las misiones que cumplió frente a la flota británica: “Este avión dio el origen al Bautismo de Fuego el 1° de mayo de 1982 y también cerró la participación en el Conflicto el 13 de junio […] Es una obra muy linda. El avión se ve exactamente como lo teníamos en la guerra”.

Dirigiéndose a los jóvenes, agregó: “Preservemos nuestra historia. Para defender algo, hay que amarlo, y para ello hay que conocerlo, estudiarlo, trabajar para poder defenderlo en el peor momento”. “La gente cuando venga a este Museo Nacional de Aeronáutica va a poder sentir lo que sentimos nosotros cuando volamos”, finalizó.

Acto seguido se produjo el descubrimiento de la banderola que cubría parte de la aeronave, para luego apreciar las grabaciones de los dos objetivos abatidos por el cazabombardero.

El jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Xavier Julián Isaac, entregó un cuadro conmemorativo al presidente de la Asociación de Plastimodelismo del Oeste como reconocimiento al trabajo realizado en la restauración del histórico avión. “Este museo tiene un potencial que va mucho más allá de los aviones que vemos en los hangares. La Fuerza Aérea está absolutamente detrás de todos ustedes para que esto no tenga techo”, afirmó.

Al respecto, el brigadier general (R) VGM Mario Miguel Callejo también dio su palabra en un día tan especial y significativo para su pasado en Malvinas: “Este avión cumplió ocho misiones, yo la volé el 8 de junio de 1982. Para mí es muy emblemático, asisto con regularidad al Museo y siempre que me aproximo a este avión lo saludo como a un viejo amigo. Los pilotos de combate tenemos una interacción especial, sentimental, con el avión”. “Uno puede volar distintos aviones durante toda su carrera, pero el avión que te trae vivo de la guerra seguramente sea el mejor amigo que hayas volado en tu vida”, agregó.

Sobre el final, el brigadier Callejo hizo una donación al Museo de tres objetos muy simbólicos para su vida: el pañuelo que recibió en su primer Vuelo Solo, el escudo que llevó su campera en aquella ocasión, y la carta de Malvinas, todavía con inscripciones de la última misión del 8 de junio.

Imprimir


QUIENES SOMOS HISTORIAS DE NUESTRA GENTE NOTICIAS EN VUELO TV NOTICIAS EN VUELO DIGITAL HISTORIAL NOTICIAS EN VUELO CONTACTENOS